domingo, 14 de febrero de 2010

LA VIÑA

...Mi amigo querido tenía una viña en una ladera fértil. La cavó, la limpió de piedras y la plantó con las mejores cepas. Edificó una torre en medio de ella y además preparó un lagar. Él esperaba que diera buenas uvas, pero acabó dando uvas agrias. ¿Qué más se podría hacer por mi viña que yo no lo haya hecho? Yo esperaba que diera buenas uvas; ¿por qué dio uvas agrias? Voy a decirles lo que haré con mi viña: Le quitaré su cerco, y será destruida; derribaré su muro, y será pisoteada. La dejaré desolada, y no será podada ni cultivada; le crecerán espinos y cardos. Mandaré que las nubes no lluevan sobre ella.

...Él (Señor) esperaba justicia, pero encontró ríos de sangre; esperaba rectitud, pero encontró gritos de angustia.

Isaias 5:1,2,4,5,6, 7-b (Reina-Valera NVI)


Tener una viña no es cosa facil, no todos tienen la paciencia y la disposicion para cuidarla y esperar el tiempo preciso para obtener el resultado. Pero en el caso de lo anteriormente leido podemos ver, que esta persona tuvo mucho cuidado de esta viña, preparo el terreno con todo lo necesario y en sus alrededores colocó cercas para protegerla de daños.

Dios es nuestro creador y cuidador El ha puesto a nuestra disposicion todo lo necesario para que estemos bien y El pone un cerco protector a nuestro alrededor y nos protege y provee a cada instante, cada dia. Te has puesto a pensar ¿De que manera retribuyes eso? No importa! No lo pienses, no tienes como, el lo hace porque nos ama, es por su gracia.


Cuando estamos fuera de la proteccion de Dios podemos ser derribados, destruidos y pisoteados.

Bien, asi como en el caso de la viña, El Señor espera que cada uno de nosotros de buenos frutos, pero en su mayoria ocurre todo lo contrario. Como dice en Isaias ...Él (Señor) esperaba justicia, pero encontró ríos de sangre; esperaba rectitud, pero encontró gritos de angustia. Gastamos valioso tiempo guardando rencorres, planeando venganzas, evitando sentimientos nobles y por eso el mundo grita de angustia y desesperacion y el mundo por todos los rincones se baña de sangre.

El Señor no nos obliga a mantenernos a su lado, ni dentro del marco de proteccion, El nos dió el mejor, mayor e incomparable regalo que se puede recibir. A su hijo, Jesus el hijo de Dios, como hombre vivio en esta tierra y en el encontramos las cualidades que Dios quiere que cultivemos. Siembra en tu corazon semillas de amor, paz, bondad, humildad, servicio, paciencia, gozo y fe. Jesus pudo y nosotros con El, tambien podemos. Cultivemos nuestros mejores sentimientos y cualidades y demos frutos dignos de merecer la proteccion y eterno amor de Dios a traves de Cristo Jesus.

Dios les bendiga abundantemente!!


E.H.