domingo, 9 de mayo de 2010

¡Basta!


Pero Jehová se había enojado contra mí a causa de vosotros, por lo cual no me escuchó; y me dijo Jehová: Basta, no me hables más de este asunto.

Deuteronomio 3:26


No puedo negar que cuando leí esta palabra en la biblia quedé pasmada, Dios estaba diciendole a aquel hombre el cual el había elegido para libertar y dirigir su pueblo, un basta o ya no más a esa súplica en particular. Pero ¿Por qué el hecho de quedarme pasmada? Bueno, voy a poner de ejemplos a un hijo (De hecho somos hijos de Dios) imagino a un niño insistiendo e insistiendo a su padre por algo y el padre firme ya ha dado su veredicto, pero el sigue insistiendo y el padre en tono firme le dice ¡Basta!


Bueno, en sí hacía énfasis mientras meditaba, no en todo el contexto del versículo sino en la palabra basta, y más que verlo como un detente yá o un no insistas, lo veo como un: Basta de quejarte, lanzate y haz lo que tienes que hacer; a diario veo como las personas solo se quejan y se quejan y solo estan ahí esperando a ver que pasa, hasta dentro de las iglesias sucede, los hermanos dicen estoy orando por tal o cual cosa y no recibo respuesta, llevo tantos años orando y nada. Pero, ademas del anhelo de recibir el milagro y de orar ¿Que has hecho? lo pregunto porque sé que muchas veces el Señor nos prepara el terreno y nosotros ni cuenta nos damos, porque solo estamos ahí esperando. No está del todo mal esperar, pero, ¡Por Dios! cuando veas alguna señal reacciona. O piensas que si el pueblo de Israel no emprende el camino hasta estar en frente del mar rojo ¿Habrian sido participes de tan gran y majestuoso evento? un milagro extraordinario. O que aquel ciego, aun siendolo, si no se atreve a gritar para llamar a Jesus ¿Habria recibido el milagro? ¿Y la mujer del flujo de sangre? Definitivamente pienso que en medio de la espera hay un momento en donde debemos accionar, actuar o generar algun tipo de reaccion a lo que se nos está proporcionando.


Recuerda que fué Dios quien puso en ti las cualidades que posees, El sabe que puedes y El puso en tí las cualidades justas para que logres tus propósitos. Deja que Dios haga su parte y tu, has la tuya, Dios nos habla de diferentes formas, pero a veces tenemos miedo de equivocarnos, en ese caso lo ideal es pedir direccion y confirmacion a Dios. Basta de quejarnos, basta de llorar, basta de desesperanza, de desfallecer, de dudar y basta de permanecer inmobil ante lo que Dios pone a nuestra disposicion. Basta de preocuparnos sobre ¿Que hara Dios ahora? No es nuestro asunto responder eso, recuerda que la voluntad de Dios es perfecta para con nosotros, aunque de momento, no podamos entender. Cuando estes en medio del dolor, trae a tu mente el proceso que debe pasar el oro para ser tan valioso como es, es solo un proceso y debes estar seguro de que pasará. Somos para Dios mucho mas valiosos que el oro. Y a veces en algunos procesos pensamos que se trata de nosotros pero no es así, a veces somos el medio para llamar la atencion de otros.


Les contaré brevemente el testimonio de una hermana de la iglesia, sucedió que su hijo enfermó, tenia fiebre muy alta y por supuesto, ella oró, pero al fin debió llevar al jovencito con su doctor, es posible que ella se cuestionara de por qué a ella, pero ella estaba siendo un instrumento de Dios en ese momento, pues en sus visitas al doctor pudo predicar a alguien quien terminó acercandose a Dios. ¿Ves? Bueno, es cierto que de momento nos cueste entender ciertas cosas, pero mientras perdemos el tiempo tratando de entender, perdemos el tiempo de tomar ese milagro que ya está ahí para nosotros o de tener el privilegio y honor de ser usados por Dios, aunque duela un poquito. Recuerda a Jesus, el padeció como nadie.


Basta de todo aquello que no te permite avanzar en tu vida Espiritual.


Bendiciones, miles!!!

2 comentarios:

Makarios Unsin dijo...

mUY INteresantre manita ese post!

Me ministro!

Be blessed!

Moderador dijo...

Bendiciones a ti tambien.

Gloria Dios por eso!